Seleccionar página
Vision board o Pizarra de sueños: qué es y cómo hacer la tuya para 2022

Vision board o Pizarra de sueños: qué es y cómo hacer la tuya para 2022

Un Vision board es una representación gráfica de tus sueños y objetivos a futuro. Habitualmente, se trata de una cartulina con algunas fotos y frases. ¿Te gustaría hacer el tuyo, ahora que empezamos un nuevo año?

Se trata de que pienses en aquello que quieres conseguir durante el año 2022 y lo plasmes en un collage. Que crees algo bonito juntando imágenes y frases que te motiven o inspiren.

 

Material necesario

 

Para ello, vas a necesitar:

·1 cartulina o un papel del color que más te guste.

·Tijeras

·Pegamento

·Lápices, bolígrafos, rotuladores… ¡Lo que prefieras!

·Revistas que ya no uses

 

Opcional:

·Internet

·Impresora

·Folios

·Una foto tuya

 

Procedimiento

 

  1. Haz una lista (mental o por escrito) de las cosas que quieres conseguir. Si te cuesta inspirarte, recuerda que te puedes fijar en las áreas de una Rueda de vida (amor, dinero, salud, amistad, familia, trabajo, crecimiento espiritual, ocio).
  2. Recuerda que tus objetivos deben ser realistas y concretos. Esto es, objetivos que creas que es posible lograr. Pueden ser difíciles o requerir esfuerzo, pero no pongas cosas imposibles, poco definidas (como “quiero que las cosas vayan bien”) o para las que necesites más tiempo. Un vision board abstracto o poco realista supondrá una frustración asegurada cada vez que lo mires.
  3. Busca en las revistas imágenes que te recuerden a eso que quieres conseguir y recórtalas. Si no encuentras exactamente lo que quieres, puedes recurrir a internet e imprimir las fotos que te gusten. Es importante que la imagen represente aquello que quieres. Si tu objetivo es pintar las paredes de azul, no te conformes con la foto de un bote de pintura blanca.
  4. Cuando tengas todos los recortes, haz pruebas de cómo distribuirlos. Tienes que poder ver, de una sola vez, cuáles son tus propósitos.
  5. Busca alguna/s frase/s inspiradora/s que te llenen de energía.
  6. Ponle título a tu Vision board. Por ejemplo, Vision board 2022.
  7. Si quieres, puedes poner en medio una foto tuya (preferentemente, en la que estuvieras feliz por haber conseguido algo) o tu nombre.
  8. ¡Es hora de usar el pegamento! Pega tus fotos y frases en la cartulina o en el papel.

 

¿Qué hago con mi Vision board?

Cuando hayas acabado tu collage, busca un lugar para colgarlo. Si puede ser, donde lo veas nada más abrir los ojos por la mañana. Si tienes a alguien en casa y te da vergüenza que lo vea, tienes tres opciones:

  1. Reflexionar sobre por qué te da vergüenza, ya que podría ser que te sientas pequeño/a ante esos objetivos y por eso no quieres que nadie los vea.
  2. Hacer tu Vision board menos explícito, aunque eso podría ser contraproducente.
  3. Ponerlo en otro lugar, menos a la vista, pero donde lo puedas ver siempre que quieras.

 

¡Espero que te lo pases bien elaborando tu Pizarra de sueños!

 

Para hacer un Vision board necesitas cartulina, revistas, rotuladores, tijeras, pegamento y todos los sueños realistas que tengas. -       

 

¡Por cierto! La imagen es de <a href=’https://www.freepik.es/vectores/familia’>Vector de Familia creado por macrovector – www.freepik.es</a>.

 

¿Te animas a hacer tu propio collage? ¿Ya lo has hecho? ¿Quieres descargarte las dos plantillas que he preparado para ti? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

Seducción: Todo lo que nuestra imagen dice de nosotros

Seducción: Todo lo que nuestra imagen dice de nosotros

“Lo importante es el interior”, dicen algunos, y es cierto, al menos para la mayoría. Pero, ¿qué papel fundamental tiene el aspecto físico en la seducción? Seguramente, a la hora de comprar un coche, antes que en la estética te fijarás en que tenga un buen motor que pueda llevarte a donde tú quieras, pero… ¿te interesarías por el motor de un coche que se ve roto y abandonado?

Como sabrás, para gustos están los colores y no a todo el mundo le gusta lo mismo, especialmente en cuestiones de pareja. Hay quien prefiere chicas rubias y quien las prefiere morenas, hay quien suspira por una pareja de baja estatura y hay quien busca a alguien que sobresalga por su altura. ¿Tacones? ¿Deportivas? ¿Corbata? ¿Vestido? Cada persona es un mundo.

Hablemos ahora de comida. ¿Qué te apetece más, una bolsa de fresas que no tienen muy buen color o un bol de fresas en perfecto estado y recubiertas con nata? ¿O un plato de fresas limpias y en su punto con varias opciones de aderezo?

Algunas personas se enfadan cuando se les habla de la importancia de la imagen en el proceso de seducción, pero lo cierto es que pueden perder la oportunidad de conocer a la persona de sus sueños por no usar ciertas características de la psicología humana a su favor. Nadie ha dicho que sea obligatorio un color de piel, de pelo o de ojos, o una determinada silueta para conquistar a alguien. Sencillamente hay que tener una imagen acorde a lo valioso/a que eres por dentro y que sea coherente con tu forma de ser. Además, ¿verdad que cuando quieres a alguien lo cuidas? Pues, contigo, deberías hacer igual.

 

Sácate partido: ¿Qué características de tu imagen hablan por sí mismas y debes cuidar?

  1. Las uñas: no hay excusa para llevar las uñas sucias, mal limadas o los dedos llenos de cutículas. Cuida tus uñas o estarás gritando que eres una persona nerviosa y algo descuidada.
  2. Las manos: la piel de nuestras manos habla de nuestra vida diaria. Son pocas las personas que usan crema de manos a pesar de que unas manos suaves y no escamadas pueden ser receptoras de mucha admiración.
  3. El pelo: el pelo largo, si está cuidado, puede ser muy bonito. Pero si no lo está puede hablarnos de una persona con apego al pasado, nostálgica y un poco descuidada. Alguien que tiene conciencia de su imagen no se permite llevar el pelo estropeado ni prioriza que esté largo. Busca la medida que te permita llevarlo con buen aspecto. Haz uso de alguno de los muchos productos que existen, aliméntate bien y bebe el agua suficiente. Y si, además de tener el pelo sano, te haces algún peinado, por sencillo que sea, estarás diciendo: soy cuidadoso/a y detallista conmigo y me dedico un tiempo a mí mismo/a.
  4. La higiene: la limpieza es la base de las bases, y es algo que se puede apreciar a simple vista. Tú, tu ropa y tus zapatos tenéis que estar limpios.
  5. El olor: si estás limpio/a olerás bien. Igual que con la comida, si el olor falla, no importa que algo tenga muy buena pinta. Por supuesto, también es importante tener un aliento fresco.
  6. La piel: la piel tiene mucho que ver con la alimentación y nuestros hábitos. Límpiala a menudo y, si usas maquillaje, que sea discreto. No te maquilles sobre una piel escamada, prioriza siempre la salud.
  7. Tu postura corporal: si vas encorvado/a estás transmitiendo vergüenza, tristeza y cansancio. Si vas como un palo de escoba estás transmitiendo rigidez e incomodidad. Si cruzas los brazos o te abrazas, alguien te preguntará si tienes frío. Mantén una posición recta pero cómoda y relajada, y estarás transmitiendo seguridad y buena energía.
  8. La coherencia de tu imagen: puede que tengas muchas ganas de ponerte un traje pero, si el único calzado que tienes a mano son unas zapatillas crocs, mejor no lo hagas. Si tienes un bolso carísimo que te apetece mucho usar pero está roto, opta por otro más barato pero en buen estado. Si llevas una falda que solo queda bien con una camisa que en este momento está sucia, no te la pongas. No combines algo que se ve muy nuevo con algo visiblemente estropeado. Si se te hace tarde y tienes el tiempo justo para ducharte o para llenarte de joyas, elige ducharte. La sencillez no está para nada reñida con la elegancia, al revés. Mucho mejor sencillo/a y coherente, que adornado/a pero con fallos importantes. Si vas elegante, tu abrigo y tus zapatos no pueden estar rotos ni sucios. Las incoherencias de este tipo pueden hacer que la otra persona desconfíe o piense que solo tratas de impresionarla.
  9. La forma de tu cuerpo: la forma de tu cuerpo es algo que debes aceptar o cambiar. La forma de tu cuerpo habla de tu salud. Si no puedes hacer algo inmediato para cambiar las cosas que no te gustan, aprovecha el amplio abanico de ropa, colores y texturas que existen y utilízalo a tu favor. Si sientes que tienes algunos kilos de más, no te pases usando ropa ancha, solo estarás diciendo: “Sé que tengo el deber de esconderme”. En lugar de eso, potencia las partes de tu cuerpo que te parezcan más bonitas y neutraliza aquellas que te gusten menos.
  10. El nivel de sexualización: está claro que el tipo de ropa que lleves puede variar según el evento al que vayas, pero, por lo general, ir demasiado destapada no te va a suponer una ventaja a la hora de seducir a alguien, ya que dejarás ver que tienes prisa y cierta necesidad. La necesidad no es atractiva, al contrario, hace que los demás se pregunten qué hay de malo en ti o dónde está la trampa. Se puede sugerir sin enseñar y seducir sin ser evidente. No te pases sexualizando tu imagen y utiliza más el misterio, ¡te dará mejores resultados!

Así que ya sabes, si tienes una cita no tienes excusa para no ir, aunque no estés a gusto con tu imagen: puedes cambiar muchas cosas en solo un rato. De hecho, puedes estar radiante cuidando los aspectos mencionados anteriormente. Si quieres cambiar otra cosa y eso requiere varios meses de gimnasio o una cirugía estética, plantéatelo, pero, por el momento, encárgate de lo que puedes cambiar ahora mismo.

 

Nuestra imagen física es importante en el proceso de seducción porque es un reflejo de nuestros hábitos y nuestro nivel de autoestima. -       
 

¿Qué opinas sobre la imagen y el cuidado físico en la seducción? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

5 regalos emocionales que jamás debes hacer

5 regalos emocionales que jamás debes hacer

Hablamos de regalar cuando nos referirnos a entregar algo a alguien que, por lo general, se sentirá feliz con el detalle. Un regalo es un extra, un obsequio que se hace de forma desinteresada y que genera en las dos personas un beneficio emocional.

Ahora, ¿qué no es un regalo (en términos sanos)? Un regalo no tiene que suponer una grandísima pérdida a cambio de un poco de alivio emocional al entregarlo. Es decir, no puedes entregarle tu proyecto de fin de curso a un compañero de clase para que no se enfade contigo. Un verdadero regalo no está pensado para evitar algo malo, sino para lograr emociones positivas en ambas partes.

En este punto, es importante que detectes que si das demasiadas cosas (materiales o inmateriales) a alguien porque sientes amenazada vuestra relación, quizás tienes un bajo autoconcepto, esa persona te está haciendo chantaje o estás en una relación desigual en la que no se te corresponde como mereces.

A continuación, menciono 5 regalos emocionales que habitualmente se hacen las parejas, en situaciones de desigualdad de poder, esperando que la relación cambie o que la otra persona no se sienta decepcionada.

 

¿Qué 5 cosas jamás debes regalar a alguien? 

 

1. Tu cuerpo: porque tu cuerpo no es una cosa, es parte de ti. Y cuando entregas tu cuerpo, por ejemplo, en una relación sexual, te estás entregando también a ti. No es malo entregarse del todo a alguien con quien te sientas cómodo/a y preparado/a, pero si regalas tu intimidad a alguien que no se lo ha ganado para que no se aburra de ti, ¿qué piensas que ocurrirá después de que os acostéis? Exacto, justo lo que querías evitar. Y, lo más importante, es que tu autoestima quedará dañada al sentir que has hecho algo que no querías hacer y el otro/la otra probablemente se marchará, dejando un vacío incómodo.

2. Tu tiempo: puedes compartirlo, o darlo de forma recíproca, pero si alguien te dice que intentará tener tiempo de llamarte algún día de esta semana, no le regales una semana de tu tiempo mirando el teléfono y esperando. Pensarás que no es tan malo, que eso no es un regalo porque el otro no lo recibe, pero tú se lo has dado porque has perdido ese tiempo.

3. Tus sueños: ¿cuántos sueños tenías al empezar la relación y cuántos tienes ahora? El amor romántico que nos venden en las películas daña seriamente nuestra forma de percibir las relaciones, porque nos invita a dejar a un lado todos nuestros proyectos para centrarnos únicamente en uno, y nos hace creer que el sueño de nuestra vida debe ser permanecer junto a nuestra pareja. También puede ocurrir que nos obsesionemos con alguien y le dediquemos todos nuestros pensamientos.

A veces, los sueños se manifiestan en forma de hobbies. Quizás te gusta tocar la guitarra y ya no lo haces porque tu clase coincide con la hora a la que a tu pareja le va mejor verte, porque primero se ocupa de sus amigos, luego de sus propios hobbies, luego de sus mascotas y finalmente de cualquier desconocido que se encuentre por la calle. No le regales tu sueño, no lo merece.

4. Tus cualidades: alguna vez he visto casos de parejas en las que, al principio, uno de sus miembros era muy divertido, atractivo o tenía una cualidad especial que lo hacía único. Después de un tiempo largo, los roles habían cambiado; el primero ya no hacía ninguna broma, se había descuidado físicamente y parecía una copia del otro. No obstante, ese otro, había tenido tiempo de cambiar y de robar esas cualidades positivas. Comentarios narcisistas encubiertos como “no te arregles tanto y cultiva tu mente” o “creo que a los demás les molesta que intentes llamar la atención, mejor que en los encuentros estés callado/a” provocan este cambio de roles y hacen que vayas perdiendo tu propia esencia para convertirte en aquello que crees que se espera de ti.

5. Tu vitalidad: no permitas que alguien empeore tus horarios de sueño porque siempre necesita algo por la noche, no le concedas favores constantes que te restan energía y no te aportan nada. Si tu pareja se ha acostumbrado a que hagas cosas por ella y ni siquiera las valora, ha llegado el momento, una vez más, de dejar de regalar. Si tu pareja te hace sufrir y eso te hace comer peor, dejar de arreglarte, dormir mal, hablar más bajito o dejar de reír con otras personas, le estás regalando tu vitalidad para que la tenga él o ella.

 

Recuerda que una persona empática y mentalmente sana no aceptará ese tipo de regalos, porque se sentirá cómoda en un vínculo entre iguales y no en una relación de poder. Como hemos visto, hacer regalos a quien no se lo merece es perjudicial para la psique de uno mismo y para la relación, y apenas aporta beneficios emocionales, solo el alivio de pensar que la relación continuará (un pensamiento equivocado, por cierto).

 

Si entregas demasiadas cosas (materiales o inmateriales) a alguien porque sientes amenazada vuestra relación, quizás tienes un bajo autoconcepto, esa persona te está haciendo chantaje o estás en una relación desigual en la que no se te corresponde como mereces. -       

¿Te ha ocurrido algo parecido? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

Estado civil: lo estamos dejando

Estado civil: lo estamos dejando

¿Por qué las otras siempre acaban sufriendo?

Hay muchas circunstancias en las que una persona puede empezar un noviazgo con alguien que ya está comprometido. En estas historias hay diversidad de género, inicios de todas clases y también una gran variedad de personalidades.

No obstante, en esta ocasión, vamos a centrarnos en el clásico romance secreto entre una mujer soltera y un hombre casado que desde el principio promete estar dejando su relación principal. Vamos a hablar de la figura de la otra y de los daños psicológicos que puede sufrir.

 

El drama de la rosa cortada

Un rosal puede vivir muchísimos años, llegando a límites sorprendentes. Quizás se caerán sus rosas y pasará temporadas siendo solo un manojo de tallos. A veces estará feo y perderá sus hojas pero gracias a sus raíces y a los cuidados necesarios volverá a ser bonito cada primavera.

Pero, ¿qué ocurre con esa rosa preciosa de color púrpura que se regala envuelta de hojas, espigas y papel brillante? No importa cuántas veces le cambies el agua, ni cuantas veces la tiñas para que se siga viendo bien: morirá en menos de una semana.

Algo así sucede en la historia entre una amante y un hombre casado. La amante es una rosa hecha al gusto de su consumidor. Hará toda clase de esfuerzos para verse más bonita, divertida e independiente que la pareja de su amado, le ofrecerá una relación aparentemente perfecta y se convertirá en lo que a él le hace falta, pero olvidará lo más importante: en el camino, se habrá apartado de sus raíces y valores, aquello que le daba vida y la hacía fuerte. Después de despojarse de sus recursos, sus posibilidades de mantenerse viva serán muy limitadas. Entonces pasará a depender de su cuidador, que probablemente estará ocupado cuidando de su propio jardín.

 

¿Por qué decimos que se ha apartado de sus raíces y valores?

Porque muchas veces, cuando una persona mantiene una relación con alguien que ya está comprometido, se ve obligada a mantener la historia en secreto. Eso significa que:

  1. En situaciones de crisis, tendrá que resolver sus sentimientos sin ayuda
  2. No podrá compartir la alegría en los buenos momentos
  3. Las opiniones de las pocas personas que lo sepan, si es que alguna llega a saberlo, probablemente bajarán su autoestima
  4. Mentir sobre la historia o maquillarla hará que se sienta todavía más lejos de las personas que podrían ayudarla a salir de la relación

Aislada de su fuente social de recursos, se encontrará con otra pérdida importante, la de sus valores. Normalmente, a nadie le gusta mentir a las personas que quiere ni pretende en un principio romper la relación o el núcleo familiar de otra persona. Cuando se da cuenta de lo que quiere lograr, tiene que desconectarse durante un tiempo de sus valores, buscar pensamientos alternativos que le permitan seguir viéndose como una persona buena y coherente: su mujer es mala, estoy ayudándolo, será más feliz conmigo, etc.

Por otra parte, la amante se sentirá obligada a cambiar su personalidad, aquello que la hace única, para adaptarse a la lealtad que le pide su amado. También será ella la que cambie sus ritmos ya que él no puede hacerlo debido al compromiso con su esposa y al consecuente secretismo de la relación.

La familia, los amigos, los valores y la personalidad son pilares básicos en la construcción del autoconcepto. Entonces, una vez la amante se ha despojado de todo eso, siente que solo puede recuperar su autoestima si ese hombre se la devuelve y esa devolución suele entenderse como la formalización de la relación. En ese momento, empiezan los reproches: ¿es que solo me quieres a ratos?, yo he dejado muchas cosas por ti, merezco estar en primer lugar, etc.

 

Empiezan las disonancias cognitivas

La amante se da cuenta de que el ego o la falsa autoestima que se ha formado no se sostiene, porque no tiene ninguna lógica. Si realmente es tan comprensiva, tan guapa y tan eficaz como su amado le ha hecho creer, ¿por qué no deja a su esposa? ¿Una mujer tan atractiva a todos los niveles se conformaría con ser un segundo plato? ¿Será que no es tan fabulosa?

Puede tener sentimientos encontrados hacia esa mujer: por una parte odio porque quiere ocupar su lugar y, por otra, admiración porque ella es la elegida para ser la esposa.

 

Las recompensas emocionales que le aportaba la relación se derrumban

Ella se sintió halagada en un primer momento pero ahora cree que solo tiene belleza física. Se sintió misteriosa e interesante pero realmente faltaban momentos de comunicación. Creyó ser una aventurera atractiva con la que su amado vivía las emociones más intensas, pero solo era una vía de escape para él, una especie de adicción. Pensó que sus encuentros eran mágicos por ser clandestinos, pero solo se estaba adaptando al poco tiempo que él le concedía. Pensó que ella era la persona más comprensiva del mundo, la que mejor escuchaba, pero realmente le hubiera servido cualquiera. Creyó que era libre en la relación, pero ahora se encuentra llena de límites y sufrimiento.

 

La baja autoestima es una de las causas de la dependencia emocional

Mantener en el tiempo una aventura secreta en la que competimos con alguien más importante puede acabar con nuestra autoestima y, si eso ocurre, acabaremos pensando que nadie nos quiere y que no conseguiremos salir de la relación. 

A veces, la dependencia emocional se confunde con el amor. Al fin y al cabo, parece que idealizar y necesitar al otro forman parte del romanticismo. Es muy probable que alguien que ha luchado por un primer lugar, que ha entregado tiempo, energía y autoestima en grandes cantidades a una persona, necesite pensar que ha servido para algo e intente desesperadamente continuar en la relación para recuperar alguna de esas cosas.

En algunos casos, probablemente los peores, la amante querrá dar una imagen que no encaja con el hecho de pedir explicaciones o un compromiso formal. Esa imagen de mujer independiente la llevará a ser aún más dependiente: fingirá que no siente ni necesita nada y eso probablemente la ponga en situaciones mucho más dolorosas (por ejemplo, su amado podría contarle cosas buenas sobre su esposa o pedirle que lo acompañe a comprar un regalo de aniversario).

 

¿Siempre acaban sufriendo?

Una relación entre una persona que se entrega completamente y otra que se da a medias es una relación desigual y, por tanto, con componentes tóxicos. ¿Es posible tomar veneno y no sufrir daños? Es casi imposible, pero la magnitud del daño dependerá de la cantidad de ingesta y de las características del propio organismo.

Las secuelas psicológicas dependerán de la autoestima de la amante, del nivel de transgresión a sus valores, del apoyo social, del tiempo que haya durado el romance, de la intensidad de este, del trato entre ella y el hombre casado, de las expectativas que haya puesto en la relación y de la energía que le haya dedicado. Aunque el final es importante, es probable que esas secuelas existan incluso si el hombre casado acaba rompiendo su relación principal para estar con su amante. No obstante, las estadísticas indican que esa ruptura se da muy pocas veces y que las relaciones que empiezan a partir de un engaño, en la mayoría de casos, no tienen futuro.

Es importante, por este motivo, que una persona valore muy bien la situación si siente atracción o amor hacia una persona comprometida para poder apartarse a tiempo, Si ya está involucrada en una relación de dependencia y quiere recuperarse del daño sufrido, deberá llevar a cabo un trabajo profundo de desintoxicación emocional y autoestima, para volver a recuperar el control de su vida y encontrar un amor que realmente la merezca.

 

 

En la mayoría de casos, cuando una persona acepta mantenerse en segundo lugar dentro de una relación es porque tiene problemas de autoestima. -       

¿Te ha ocurrido alguna vez? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

¿Tu pareja te critica en exceso?

¿Tu pareja te critica en exceso?

La trampa de las personas abusadoras para crear dependencia

Una pareja es alguien que suma algo positivo a nuestra vida. Una persona que nos respeta y nos quiere y que la mayor parte del tiempo nos hace sentir bien. Estar con esa persona nos resulta agradable, es como un alivio para el alma.

Una relación es como un hogar. Un lugar donde podemos celebrar logros, ser felices, estar tranquilos y descansar. Es un lugar donde curarnos y protegernos, un refugio en el que podemos coger fuerza. Ahí podemos sentirnos aceptados y queridos, incluso cuando nosotros mismos hemos dejado de querernos.

Imagina que llegas a casa triste y con heridas en los pies porque se te han roto los zapatos. Te has hecho daño caminando por la calle, y lo que te apetece es encontrar un balde de agua templada y unas zapatillas cómodas. Superando tus expectativas, además, alguien se ocupa de poner “Te quiero” en ellas.

Ahora imagina que llegas a casa con los pies dañados y encuentras el suelo lleno de chinchetas, por lo que tienes que volver a ponerte los zapatos rotos o bien recogerlas y hacerte daño también en las manos.

 

 

¿Cuándo es demasiado?

Entiendo que si estás leyendo estas líneas es porque las críticas de tu pareja te parecen malintencionadas. No hay un baremo que marque un número normal de comentarios negativos: si su intención es minar tu autoestima, una vez es suficiente.

Por lo tanto, cometes un error de base al pensar que tu pareja te critica demasiado, y el error consiste en seguir viéndolo como una pareja. Si tienes dudas sobre si sus críticas son constructivas, puedes empezar cambiando en tu mente la palabra “pareja” por “esta persona” y quitarle esa categoría tan valiosa en tu espacio interior. Esta diferencia en el lenguaje te ayudará a tomar conciencia de la gravedad del asunto.

El hecho de que no seas una persona perfecta no le da derecho a hacerte sentir mal por ello. El respeto es la base de cualquier relación. Respetamos a los desconocidos, ¿cómo no vamos a respetar a los conocidos? ¿En qué cabeza cabe no respetar a la persona con la que has elegido compartir tu vida? Si no hay respeto, no hay relación. Y si no hay relación, no podemos hablar de relación de pareja.

 

¿Cómo puedes saber si hay críticas destructivas en tu relación?

  1. Tu pareja no cuida las palabras cuando hace una crítica.
  2. Sientes que está esperando a que te equivoques en algo para poder quejarse.
  3. Desde que estás en esta relación, tu autoestima ha disminuido.
  4. Cuando te ocurre algo bueno, no se lo explicas para que no le quite importancia.
  5. Cuando te ocurre algo malo, prefieres no contárselo porque sus comentarios empeorarán tu estado de ánimo.
  6. A medida que avanza la relación, hablas menos y te muestras más sumiso/a.
  7. Tienes síntomas de agotamiento emocional.
  8. Sientes que esta persona está harta de ti y que te hace un favor estando a tu lado.

 

Muchas veces, las críticas constantes llevan a la víctima a centrarse en mejorar. Normalmente, ese “intentar mejorar” se acaba traduciendo en no hacer nada para no equivocarse. Es una trampa mortal. Quien no hace nada para no salir herido, simplemente está creando una coraza para poder soportar mejor los próximos ataques: ahora ya no quiere tener éxito ni hacer las cosas bien, ahora quiere ser fuerte. Y ese objetivo es el caldo de cultivo perfecto para continuar con una relación dañina.

 

Traiciona a tu propio ego

Nunca permitas que alguien te haga creer que si aguantas más dolor serás más fuerte. No hagas ver a tu pareja que tú aguantas lo que sea porque “él o ella” no es tan importante y no te hace daño. Ese ser todopoderoso que aparentas ser es una invención de tu pareja, un ego que te ha obligado a construir. Tienes que traicionar a tu ego, haciendo lo que jamás te permitiría hacer: llora, di que te hace daño.

Es algo que la otra persona jamás podrá rebatir. Solo tú sabes cómo te sientes, y expresarlo te hará fuerte de verdad. Al fin y al cabo, el ego es lo más frágil de la psique humana. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿Que te diga que si lloras eres débil?

Hay que ser muy valiente para llorar y expresarse. Especialmente, hay que ser valiente para romper el juego psicológico en el que estás. Las críticas destructivas tienen la finalidad de mantenerte en la relación y, si sales de ella, habrás ganado. Mientras sigas dentro de ella, habrás perdido.

 

¿Y si quiere dejarte?

¿Te has planteado que sus críticas pretendan provocar una ruptura? Algunas personas inmaduras hacen esto. Eso también puede llevarnos a “hacernos los fuertes” para hacerle ver al otro que no puede con nosotros. De nuevo, estaríamos entendiendo el hecho de seguir con la relación como ganar el juego. No obstante, aunque esa persona no tenga por lo general un perfil antisocial, criticar a alguien para que te deje también tiene un componente narcisista, ya que se pretende conseguir que la víctima se vaya, pero sintiendo que es culpa suya y, por tanto, con cierto grado de dependencia emocional.

 

Quien no hace nada para no salir herido, simplemente está creando una coraza para poder soportar mejor los próximos ataques. -       

¿Te ha ocurrido alguna vez? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

Alcanzar tus sueños es más fácil cuando eres optimista (y tus enemigos lo saben)

Alcanzar tus sueños es más fácil cuando eres optimista (y tus enemigos lo saben)

Algunas veces tenemos que esforzarnos el doble para conseguir nuestros objetivos porque la gente de nuestro alrededor mina nuestro optimismo y nos ofrece consejos que, más que ayudar, nos desaniman.

Entonces, nuestra energía pierde el rumbo. Ya no estamos concentrados en lo que queremos. Ahora pensamos en qué les ocurre a esas personas, en si tienen razón y no somos suficientemente válid@s para lograr lo que queríamos, en si tenemos o no criterio para elegir un objetivo que nos convenga…

Las escuchamos porque todo apunta a que nos quieren pero una parte de nosotros mismos nos alerta, como si hubiera una mala intención o una incoherencia en su forma de “cuidarnos”. Quizás son consejos excesivos, ofrecidos antes de tiempo o con demasiado énfasis. Parece que la otra persona tenga algún interés en desanimarme.

En este punto, tenemos que hacernos algunas preguntas importantes:

  1. ¿Mi objetivo es también el objetivo de la otra persona? ¿Puede que esté molesta porque puedo conseguir algo que ella quiere obtener?
  2. ¿Esa otra persona piensa que me puede perder si logro mi objetivo?
  3. ¿Ese objetivo que tengo tiene que ver con la base de nuestra relación? (Por ejemplo, siempre quedáis para fumar y te intenta convencer de que no conseguirás dejar el tabaco).

En estos tres casos, quizás tienes una relación un poco tóxica con esa persona, porque es lícito querer mantener a alguien a tu lado pero no lo es jugar con sus miedos para obligarlo a quedarse.

Por último, ¿y si esa persona piensa que vas a dejar de quererla? ¿Y si sus críticas son una forma de mantener la conexión emocional y quedarse con la atención que estás dedicando a tu objetivo? Quizás debas explicarle que esa no es la mejor manera de ser tu amig@, que una amistad no se rompe por que uno sea más feliz… Pero desear el mal al otro, hacerlo sentir incapaz o boicotear sus proyectos sí que atenta contra las bases de cualquier relación sana.

 

Recuerda: desear el mal al otro, hacerlo sentir incapaz o boicotear sus proyectos, atenta contra las bases de cualquier relación sana.

¿Te ha ocurrido alguna vez? Comparte tu experiencia y deja un comentario.

¡Un abrazo!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad